Si tan solo el hombre pudiera darse cuenta del impacto de sus acciones y pensamientos.

Quizás recordaría que no es la usuaria o consumidora ni enemiga de la naturaleza sino su guardiana y protectora y andar en ella como entrando en la iglesia o en un templo y no en un rodaje fotográfico para sus retratos personales.

«El mundo es como lo sueñas», dijo al fin. «Tu gente soñaba con fábricas enormes, edificios altos, tantos coches como gotas de lluvia hay en este río. Ahora empiezas a ver que tu sueño es una pesadilla». Se inclinó para recoger una piedra. «El problema es que su país es como este guijarro». Lo arrojó lejos al río. “Todo lo que haces repercute en la Madre.”

¿Cómo puedo cambiar, Don Alberto? ¿Cómo puede mi gente cambiar esta terrible situación que hemos creado?»

«Eso es simple», respondió. Todo lo que tienes que hacer es cambiar el sueño.

Sonaba tan fácil.

«¿Cuánto tiempo tomará?»

Él miró una vez más río abajo. «Se puede lograr en una generación. Solo necesitas plantar una semilla diferente, enséñales a tus hijos a soñar nuevos sueños.»

Numi, Shuar Shaman

Pin It on Pinterest

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close